35 versiculossi

35 versículos de la Biblia que debes leer antes de morir.

Sé que a muchas personas no les gusta pensar en la muerte, pero aunque no lo queramos aceptar, cuando vemos la vida desde la perspectiva que todo esto es temporal y algún día tarde o temprano se va a acabar, nos damos cuenta que podemos hacer cambios significativos en nuestro presente para vivir la vida con propósito.

¿Y donde podemos encontrar ese propósito?

No hay nada más poderoso, hermoso y vivo que la Palabra de Dios. No hay nada que cambie más vidas que lo que Dios nos dejó escrito en las sagradas escrituras. La Biblia trae libertad, salvación y paz a tu vida.

Por esto y muchas otras razones más te invito a leer esta selección de 35 pasajes bíblicos que hemos escogido cuidadosamente que toda persona debería leer antes de morir.

  1.  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3:16
  2. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Juan 11:40
  3. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 1 Pedro 4:10
  4. Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz. Colosenses 2:14
  5. Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
    Sobre ti fijaré mis ojos. Salmo 32:8
  6. Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3
  7. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Filipenses 1:21
  8. Deléitate asimismo en Jehová,
    Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:4
  9. Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros. Efesios 3:20
  10. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13
  11. Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Juan 8:11
  12. Jehová es mi pastor; nada me faltará. Salmo 23:1
  13. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10
  14. El que habita al abrigo del Altísimo
    Morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmo 91:1
  15. Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
    Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31:10
  16. Aunque un ejército acampe contra mí,
    No temerá mi corazón;
    Aunque contra mí se levante guerra,
    Yo estaré confiado. Salmo 27:3
  17. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Isaías 54:4
  18. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro? Santiago 4:12
  19. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20
  20.  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23
  21. Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Juan 15:1
  22. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. Juan 4:24
  23. El corazón alegre hermosea el rostro;
    Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate. Proverbios 15:13
  24. Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo;
    Porque fuerte es como la muerte el amor;
    Duros como el Seol los celos;
    Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. Cantares 8:6
  25. Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta. Juan 4:19
  26. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2 Corintios 12:9
  27. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20
  28. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7
  29. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. 1 Corintios 13:11
  30. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. Éxodo 20:4
  31. ¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento? Romanos 2:4
  32. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1
  33. Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josue 24:15
  34. Con todo, yo me alegraré en Jehová,
    Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Habacuc 3:18
  35. Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

Cada letra, punto y coma ha sido inspirado mediante el Espíritu Santo de Dios, cada versículo es poderoso por sí solo, pero también es parte de un contexto. Por eso si sientes que Dios te está hablando por medio de alguno en específico te invito a leer el capítulo entero.

¿Ya habías leído alguno de estos pasajes de la Biblia? ¿Crees que falta alguno en esta lista? Te invito a dejar tu versículo en los comentarios y quizás podría hacer una segunda parte de este post.

Comentarios

Comentarios